dario saric

dario saric

Un heroico Pau Gasol y un sobresaliente Nikola Mirotic no bastaron para España en la jornada inaugural del baloncesto masculino de los Juegos Olímpicos de Río 2016. El pívot de los San Antonio Spurs se fue hasta los 26 puntos y 9 rebotes mientras su excompañero en los Bulls sumó 19. Entre ambos anotaron 45 de los 70 puntos de España destacando con 7 de 12 en triples. Gasol, sin embargo, vio taponado su tiro final que habría supuesto el empate a 72.

Sergio Scariolo optó por Ricky Rubio, Llull, Rudy, Mirotic y Pau Gasol como titulares con Sergio Rodríguez como sexto hombre. El base de El Masnou demostró sus limitaciones en el tiro ya desde el inicio fallando dos triples solo en los primeros ataques. La defensa de Croacia flotó al de los Wolves y sus porcentajes les dieron la razón. Mientras tanto, Gasol y Mirotic eran como un martillo pilón que golpeaban a Croacia en todos los aspectos del juego. El de Sant Boi llegó a anotar un triple a tabla. Croacia achicó agua como pudo y no se fue del partido en ningún momento llegando al descanso a 7 puntos tras una genialidad -la única del choque para él- de Mario Hezonja, jugador de los Magic y canterano del Barça.

El tercer cuarto terminó al contrario con un triple de España -de Mirotic-, para dar aire a los españoles que se iban de siete al último cuarto. A pesar de la sensación de que Croacia iba a más, el triple del de Podgorica daba aire a un equipo español que no terminaba de encontrar a su faro.

Poco a poco Croacia achicó agua y entonces apareció su estrella, Bogdanovic, para demostrar por qué es un sólido tirador en los Brooklyn Nets. El 44 croata anotó 8 puntos casi consecutivos incluyendo un fade away en la cara de Pau Gasol para poner por delante a la plavi y Roko Ukic -ex de Baskonia y Barça- terminó de completar la remontada. Por si fuera poco, Krunoslav Simon -ex de Unicaja- puso la puntilla con un robo que evidenció que los Sergios -Llull y Rodríguez- no estaban en el partido. 

Croacia se fue de cuatro a 20″, Mirotic anotó un triplazo y Saric solo un tiro libre. Quedaban 12,1″ y España tenía bola. Llull mareó el balón y tras un mal intento de pick&roll, el pie de un croata desvió el balón dando a España la última posesión con 1,8 segundos. Pau bailó pero Saric emergió de la nada para poner un tapón tremendo y cerrar la victoria.