El último baile de DeMarcus Cousins

El último baile de DeMarcus Cousins

Durante años se le tachó como el culpable de que los Sacramento Kings no dieran el paso definitivo en la NBA y terminara con su mala racha sin entrar en playoffs -sin él siguen sin ir y son el equipo que más años lleva sin hacerlo- y cuando se fue pusieron en duda que fuera a encajar allá donde iba, New Orleans.

Siempre ha sido muy fácil pegar a DeMarcus Cousins pero lo cierto es que ha sido uno de los mejores jugadores de un draft, el de 2010, plagado de talentos. De su mismo equipo en la NCAA, Kentucky, salieron elegidos John Wall (1), Patrick Patterson (12), Eric Bledsoe (18) y Daniel Orton (29) y de las demás, llegaron a la NBA nombres de la talla de Gordon Hayward y Paul George en un draft, eso sí, marcado por las malas elecciones ya que los dos últimos fueron pick 9 y 10 respectivamente. El cuatro, por ejemplo, fue Wesley Johnson.

Tuvo que esperar a su octava temporada en la NBA y a un sorprendente traspaso a New Orleans para firmar una temporada con balance positivo a pesar de ser All Star desde tres años antes. Sus números no pararon de crecer desde los 14,1 puntos y 8 rebotes de su año rookie hasta los 27,8 puntos de su última -media- temporada en Sacramento o los 12,9 rebotes de su única temporada completa en New Orleans. Casi 13 rebotes jugando con Anthony Davis al lado, casi nada.

Se fue a NOLA y muchos creyeron que no triunfaría con Davis a su lado y cuando estaba a punto de hacerles callar a todos y firmar el contrato de su vida en el verano de 2018, llegó la fatalidad. En enero de ese mismo año cuando ya había sido nombrado All Star y jugaba en uno de los mejores equipos del Oeste (27-21) con Jrue Holiday o Tony Allen, la NBA volvió a dar un tortazo de realidad en forma de ruptura del Tendón de Aquiles, la peor lesión habida y por haber. Más aún para un jugador alto y pesado como DeMarcus. 

En un momento pasó de aspirar -y seguro que firmar- una renovación o un nuevo contrato por más de 100 millones de dólares a ver qué pasaba. Lo que pasó fue un año por 5 millones en los Golden State Warriors. No mucho antes, DeMarcus había rechazado una renovación de más de 200 millones con los Sacramento Kings.

Iniciada la agencia libre de 2019, DeMarcus Cousins vuelve a ser agente libre tras un mal año en los Golden State Warriors en el que ha quedado claro que su nivel no es el que era. Fue decisivo para los partidos que los californianos ganaron en las Finales de la NBA pero se le vieron las costuras en los que ganaron los Raptors. Sigue teniendo destellos de brillantes y la peor temporada después de la lesión del Aquiles es la primera así que está por ver cómo rinde el año que viene pero a sus casi 30 años, el valor de mercado del que fuera uno de los mejores y más polivalentes -en ataque- interiores de la liga está en unos 4-8 millones de dólares. En el Game 6 de las Finales, Gasol e Ibaka pudieron frenarles con muy poco y su habilidad para despegarse del suelo quedó en entredicho.

Acabada la temporada parece complicado que DeMarcus acabe en un contender y de ser así, sería por un contrato muy bajo, muy lejos de lo que, por talento, merecería. Cuando hablamos de la reconstrucción de los Warriors casi nadie apuesta por su regreso a The Bay cuando es un jugador que bien valdría una apuesta. ¿Y si recupera un nivel de 20+10?