froome-ventoux

Está en boca de todos por su exhibición ayer y, también, por el ataque gratuito de Lance Armstrong, siete veces ganador de unos Tour que jamás existieron.
Según informaba la agencia APF y se hace eco el diario Marca, circuló un vídeo de la victoria de Froome en el Mont Ventoux, en 2013 -el que acompaña la noticia-, acompañado de numerosos datos de rendimiento como ritmo cardíaco, frecuencia de pedalada o velocidad. Esos parámetros ofrecían números llamativos. En pleno ascenso llegó a mover 1.000 vatios de potencia con poco más de 160 pulsaciones por minuto. Según Antoine Vayer, extécnico del equipo Festina, esos datos indicarían el consumo de sustancias dopantes o la utilización un motor.

“Lo importante es que los datos del vídeo y el hecho de que las personas que saben de ciclismo, o los que no saben, lo vean y saquen conclusiones por sí mismos”, dijo Vayer en declaraciones a la web ‘CyclingNews’. “Nunca daría nombres, pero ética o moralmente si uno va a acusar a alguien de dopaje, entonces que no haga trampa”, indicó Brailsford, que aseguró que el equipo no hará públicos los datos sustraídos.

El ciclista, por su parte, se mostró mucho más molesto: “Veo cómo algunos payasos analizan los datos y dicen: ‘Diste este rendimiento por encima de diez minutos. Debes estar dopándote’. Eso no nos ayuda y muestra una imagen falsa”.