El efecto Chris Paul

El efecto Chris Paul

El efecto Chris Paul
El efecto Chris Paul

Después de cinco años en Los Angeles, Chris Paul fue traspasado -vía sign&trade- a los Houston Rockets el pasado mes de junio en una transacción que cambió el futuro de ambas franquicias. Lo que CP3 se llevó también a Texas fue su magia, el efecto Chris Paul.

Su primera campaña en Los Angeles fue la 2011-12, la temporada del lockout después de que los Lakers no pudieran cerrar su fichaje por ser los Hornets una franquicia dirigida por la NBA. Acabó en LA pero en los Clippers y a pesar de que el dúo de moda era el que formaba con Blake Griffin, el hombre que más se benefició de su llegada fue el otro interior: DeAndre Jordan.

El center de Los Angeles Clippers fue el jugador con el mejor porcentaje de tiros de campo de la NBA desde la temporada 2012-2013 hasta la pasada…cuando Paul dejó LA para compartir equipo con Harden. Este año, casualidad o no, el jugador con mejor porcentaje de tiro es otro center que comparte equipo con él: Clint Capela.

Desde 2012, el mejor tirador de la NBA es compañero de Paul y acierta en más de un 64% de los tiros que intenta que suelen ser, habitualmente, mates, alley oops y tiros cerca del aro gracias a un pick&roll con el base de Wake Forest.

Capela está en su cuarta temporada en los Rockets y tras crecer a la sombra de Dwight Howard se ha destapado como un center perfecto para el estilo de Mike D’Antoni, uno mejor que Superman ya que no requiere muchas posesiones ni balones abajo sino más bien arriba, por encima del aro. Sus números han subido de los 2,7 puntos del Capela rookie a los 14,4 este año con Paul aunque la diferencia de minutos también es importante. Extrapolado a 36 minutos, el rookie anotaría 12 puntos y ahora, 19,7 con un 67%

Paradójicamente, los Rockets tienen peor porcentaje en tiros de campo respecto al año pasado y también peor porcentaje en tiros de dos. Mejoran en triples y en pérdidas pero dan menos asistencias y anotan menos puntos -hasta la fecha- que en la temporada 2016-2017 en la que Harden era el base. Paul sigue promediando 9 asistencias por partido aunque ha bajado una décima respecto a su último año en los Clippers. En lo que va de temporada, eso sí, ha jugado solo 26 partidos por las lesiones.