Eder Vilarchao se retira del fútbol a los 25 años

Eder Vilarchao en un choque copero frente al Atlético
Eder Vilarchao en un choque copero frente al Atlético

La carrera de Eder Vilarchao (Barakaldo, 1990) ha sido una constante lucha durante los últimos dos años y medio. En enero de 2013, el vizcaíno debutaba en Primera División con la camiseta del Real Betis en el Ciutat de Valencia. “Eder es nuestro fichaje de invierno”, diría Pepe Mel entonces. No se volvería a vestir de corto en Primera División.

El Real Betis Balompié y Eder Vilarchao han anunciado hoy la rescisión del contrato del mediocampista tras estar dos años intentando recuperarse de una grave lesión de tobillo que ha puesto, de manera precipitada, fin a su carrera. “Hoy hace dos años que me lesione.. Puede ser que hayan sido los más duros de mi vida, pero todavia sigo con la misma ilusion de un niño.”, tuiteó el bético el pasado mes de enero en su perfil de twitter.

Hoy en el mismo perfil anuncia su retirada.”Me prometí no escribir más hasta volver a los terrenos de juego, pero creo que ya me toca” anuncia antes de enlazar a su carta de despedida a la afición del Real Betis.

Hoy es el día que nunca quise que llegara. Debuté con el Real Betis el 13 de enero de 2013… fue un día inolvidable y una fecha que estaba convencido que sería el principio de una larga y bonita carrera deportiva. Si me llegan a preguntar por aquel entonces dónde me veía pasado este tiempo, ni en mi peor pesadilla diría que despidiéndome del fútbol, mi pasión desde pequeño.

Después de casi tres años de una larga y durísima lucha por recuperar mi tobillo e intentarlo prácticamente todo, poniendo además todos los esfuerzos y medios a mi alcance para volver a los terrenos de juego, hoy me toca despedirme de ellos. Por mucho que me cueste, he llegado a la conclusión de que mi tobillo no está para competir al nivel que requiere este deporte. No soy de los que se rinden fácilmente y si no habéis sabido mucho de mí durante este periodo es porque me he centrado en intentar recuperarme y no he querido perder ni un segundo en lamentaciones.

No podré volver a jugar al fútbol, pero me gusta tanto este deporte que seguiré vinculado a él de una u otra forma. He perdido una batalla pero aún daré mucha guerra en este deporte que se llama fútbol y sin el que no concibo mi vida.

Quiero daros las gracias a todos los que me habéis apoyado y mostrado vuestro cariño. Cada día os habéis interesado por mí. Habéis conseguido que, a pesar de lo duro que ha sido, haya sacado fuerzas de donde a veces no las había. Siempre llevaré al Betis en el corazón y aunque no vine siendo bético, me voy siendo uno más de los muchos que hay por todo el mundo. Ahora entiendo el porqué.

También quiero agradecer al Club la confianza que demostró en mí dándome un sitio en el primer equipo. Me siento un privilegiado por haber podido debutar con la camiseta del Real Betis y espero que nuestros caminos vuelvan a cruzarse en el futuro. Y es que a pesar de haber tenido nuestras diferencias en algunos momentos, a la hora de la verdad el Real Betis me ha cuidado y protegido comportándose como el gran club que es.

Tampoco quiero olvidarme de cada uno de los compañeros con los que he compartido vestuario, con todos ellos he vivido alegrías y, por desgracia, estos últimos años momentos muy complicados en los que siempre me han apoyado.

Por todo ello, muchas gracias a todos, hasta pronto y ¡Mucho Betis!