Despierta, Indiana

Despierta, Indiana

Ni para bien ni para mal es bueno sacar conclusiones después de solo tres partidos de NBA pero cuando solo hay un equipo en el Este sin sumar su primera victoria, es lógico que se encienda, mínimamente, una alarma. Son los Indiana Pacers, el peor equipo de la Conferencia Este en la primera semana de competición.

Dos partidos ante Detroit Pistons y uno contra los Cleveland Cavaliers hacen que el equipo de Nate McMillan presente un 0-3 alarmante, más aún viendo cómo ha caído. En la jornada inaugural, Indiana había ganado 8 de los últimos 9 en el primer partido de la temporada, se llegó con vida al final a pesar de que los Pistons jugaron mejor y tuvieron a Drummond, Rose y Luke Kennard en plan estelar con 80 puntos entre ellos. Una jugada de TJ Warren que debió acabar con los locales poniéndose +1 en los últimos minutos acabó con él lesionado, una falta en ataque y el apagón ofensivo de Indiana que aprovecharon los de Casey para llevarse el primero.

En Cleveland, Indiana salió pero no salió. Empezó 5-0 con una superioridad evidente que no le hizo nada bien. Salvo Edmond Sumner y su intensidad, los Pacers fueron un títere en mano de los Cavs. Kevin Love empató el partido y entre él y Tristan Thompson volvieron a castigar a los Pacers como si esto fuera hace 2-3 años cuando se enfrentaron en primera ronda y ambos eran escuderos de LeBron James. Tristan se permitió el lujo de anotar el primer triple de su carrera en la NBA en medio de dos parciales de 10-0 antes del descanso que dejaron el partido finiquitado con 24′ por jugarse.

La tercera llegó en Detroit donde los Pistons se empeñaron en darle emoción a un partido que pudieron tener solucionado al descanso gracias a su buena carta de tiro desde la distancia en el inicio. Empezaron a encadenar pérdidas -absurdas- e Indiana se vio con alguna mínima posibilidad de ganar (+4) que Kennard dejó en eso, mínima. Indiana perdió en Detroit ante unos malos Pistons porque fue mucho peor, porque lo único que hizo bien fue cuidar el balón. Tiró mal, muy mal y bueno, eso sí, defendió mucho en la segunda parte.

Tras tres partidos, Indiana es el segundo peor equipo en triples anotados, el peor en intentados, uno de los tres peores en tiros libres intentados y anotados, el peor en rebotes defensivos y totales y el segundo que menos anota. Casi nada al aparato.

Estaba claro que la vida sin Victor Oladipo no iba a ser coser y cantar para los de McMillan pero los buenos fichajes de TJ Warren, Jeremy Lamb, TJ McConnell y Malcolm Brogdon hacían presagiar otra cosa después de jugar tres partidos contra dos equipos de la Central Division. Dos equipos llamados a tener peor balance que tú y uno de ellos, los Pistons, que ya sabe que no perderá contigo el duelo directo.

A Indiana le meten el 45% de los triples -anoche Detroit lanzó muchos sin oposición- y casi el 50% en tiros de campo, es el quinto peor equipo en rating defensivo y el penúltimo en ritmo de juego. Todo esto con tres jugadores por encima de los 17 puntos por noche lo que deja claro que el resto, deben dar un paso adelante hasta el regreso de Oladipo que podría ser en diciembre.