Deron Williams Brooklyn NEts

Está claro que los años de Deron Williams en los Brooklyn Nets no son recordados para bien ni por él ni por la franquicia. Pero no imaginábamos hasta qué punto.

Llegó en febrero de 2011 a los New Jersey Nets a cambio de Derrick Favors, Devin Harris y dos primeras rondas del draft. Prokhorov quería establecer un proyecto ganador en Brooklyn y no estuvo nunca siquiera cerca de conseguirlo. Ni Deron, ni Pierce, ni Garnett, ni mucho menos Joe Johnson consiguieron hacer de los Nets un equipo candidato a la Conferencia Este.

“Me sacaban de quicio aquellos tres años. Algunos de los peores de mi vida”, dijo Williams a Yahoo Sports. “Me hicieron replantearme si quería seguir jugando a baloncesto después de acabar mi contrato“, añadió.

Llegaba de promediar 17,3 puntos y 9,1 asistencias por noche en los Utah Jazz y como uno de los mejores bases de la NBA. Yahoo también destaca que Williams era un ironman en los Jazz pero que comenzó a tener lesiones, sobre todo de tobillo, en cuanto fichó por los Nets. Los años de los Nets acabaron este años cuando acordaron un buyout por el que los Nets pagarán a Williams un año de contrato -unos 20 millones de dólares- en cuatro cómodos plazos.

Regresará a New York mañana por la noche y deja una frase que resume muy bien lo que muchos piensan en la NBA: “New York no es para todos”. Williams se ha liberado al regresar al Oeste, a su Dallas natal donde promedia 15,1 puntos y 5,8 asistencias lejos de la losa que suponía liderar un proyecto que no terminaba de arrancar pero donde él cobraba como una super estrella.

“Ojalá no me hubiera dañado. Ojalá hubiera jugado mejor y la gente no pensara que simplemente estaba robando dinero. Es lo último que quiero que sientan de mi. No funcionó de la manera que esperábamos”, sentencia Deron.