Delle Donne explota contra la WNBA

Delle Donne explota contra la WNBA

La WNBA comenzará su actividad después del parón por la pandemia igual que la liga masculina y puede hacer si una de sus máximas estrellas de los últimos años: Elena Delle Donne.

La jugadora de las Washington Mystics reveló sus problemas de salud en una carta abierta publicada en The Players’ Tribune donde explica las 64 pastillas que tiene que tomar cada día y la negativa de la WNBA a darle la baja por el Síndrome de Lyme, una enfermedad que la 11 del Team USA sufre desde hace una década después de ser mordida por una garrapata.

Según explica Delle Donne en la carta, la WNBA puso a disposición de las jugadoras un servicio para ver qué jugadoras podían estar exentas de jugar en la burbuja por problemas de salud y como ella misma explica, nunca llegó a creer que hiciera falta un certificado pero, por si acaso, puso en marcha el protocolo de la liga ante el cual llegó la negativa .

«Tomo 64 píldoras al día y siento que lentamente me está matando. Y si no me está matando, me deja algo muy claro: es muy malo para mí. A la larga tomarse tantas pastillas es malo para el culpa. Es, literalmente, una trampa contra ti mismo porque piensas que todo está bien. 

Lo hago porque tengo Síndrome de Lyme, una enfermedad que tengo desde hace diez años. Tomar 64 pastillas al día es la única manera de tener bajo control la enfermedad. Es la única manera que tengo de jugar al deporte que amo -lo suficientemente sana como para hacer mi trabajo y llevarme el cheque que ayuda a mi familia», explica Delle Donne.

«Cuando empezaron a salir las noticias del COVID, de inmediato me lo tomé muy en serio. Son los instintos que he ido desarrollando después de una década viviendo con Lyme porque me han dicho muchas veces que mi condición me hace ser inmunocomprometida, es la parte de Lyme que debilita mi sistema», sigue.

«Así que cuando la WNBA empezó a organizar la burbuja, seguí con precaución las medidas que estaban proponiendo. Sé cuánto trabajo hay detrás y sé cuánta gente ha metido muchas horas para elaborar el plan pero cuando pregunté me dijeron que era imposible mantener el COVID fuera de la burbuja. Y luego empezaron a crecer los casos en Florida y claro, aunque la burbuja sea lo más seguro de Florida…¿qué pasa si tengo que ir a un hospital y está saturado?», se pregunta Delle Donne.

Delle Donne explica que envió un informe de su médico y otro de un médico de las Mystics tras lo cual, la WNBA rechazó su exención así que le dejaron dos opciones: «Arriesgar mi vida…u olvidarme de mis cheques.

¿Honestamente? Duele.

Solo me queda lo que duele, cuánto duele. La W -un sitio con el que he soñado desde que tengo uso de razón y al que he entregado mi sangre, sudor y lágrima por siete temporadas- básicamente me dice que estoy equivocada con respecto a lo que pasa en mi cuerpo. Lo que entiendo de su decisión es que son tonta por creer a mi médico, que estoy fingiendo mi discapacidad. Que estoy intentando escaquearme del trabajo y seguir llevándome el cheque», finaliza la carta de la campeona olímpica en Río y la dos veces MVP de la WNBA.