De tres en tres

jjredick

Que Carmelo Anthony gane un partido casi solito para los Knicks ya no es novedad, que lo gane masacrando al rival desde más allá del perímetro tampoco, pero que en una misma noche, Melo, Ryan Anderson y J.J. Redick anoten 24 triples no tiene pinta de que se vaya a volver a dar en esta temporada.

Redick fue el que soltó la muñeca primero y anotó seis de seis en el inicio del Magic – Pistons que ganaron los de Detroit tras ir ganando todo el partido. El ‘7’ de los Magic que puede cambiar de equipo antes del final del mercado acabó con 8 de 11 en triples pero no pudo evitar la derrota de los suyos.

Ryan Anderson fue clave en la sorpresa de la noche, la victoria de los Hornets en el FedEx Forum donde los Grizzlies barrieron a los Nets dos noches antes. El ala pivot de los Hornets acabó con 7 de 13 en tiros de campo y curiosamente ni siquiera lanzó de dos por lo que a los 21 puntos logrados desde la distancia sólo hubo que sumarle un tiro libre de los dos que lanzó. Antes de la vuelta de Gordon y el resurgir de los Hornets, Anderson era carne de traspaso y sonaba con fuerza para Lakers pero a día de hoy no tiene pinta de que vaya a moverse.

Por último Melo, el tercer francotirador. El que sacó de quicio a DeShawn Stevenson hasta el punto de que el amigo de Lebron James le metió los dedos en el ojo de un zarpazo para tratar de sacarle del partido. La queja por esa sucia jugada le costó al ‘7’ de los Knicks la técnica pero él mismo mató el partido al sacarle un 2+1 a Josh Smith en el tramo final del choque. Los Knicks se impusieron por dos a los Hawks gracias a la imperial actuación de un Melo que se fue a su casa con 42 puntos.  Acabó con 9 de 12 en triples y 15 de 28 en tiros de campo.