Cornada latina a Miami

miami2

No pudo conseguir Miami su 28ª victoria consecutiva, no pudo ser porque los Bulls fueron los toros más salvajes de todo Illinois y sin Noah, Belinelli, RIP Hamilton y Rose pudieron vencer a Miami por segunda vez esta temporada.

La noche latina comenzó como casi todos los partidos de la racha de Miami, con el rival pasándoles por encima hasta el punto de que los Bulls llegaron a tener una ventaja de trece puntos a su favor antes del descanso al que se marcharon nueve arriba. Una buena salida de los de Spoelstra y un 0/8 en tiros de campo de los Bulls pusieron al comienzo del tercer cuarto la ventaja en un pañuelo.

Miami se puso por delante tras un triple de Shane Battier pero los Bulls no se amilanaron y se volvieron a ir hasta por nueve puntos. Los últimos 30″ los Heat maquillaron el resultado para caer sólo por cuatro puntos…y Lebron no supo perder.

Fue objeto de una clara falta en la que pudo romperse de gravedad tras un golpe de Boozer y Butler y decidió tomarse la justicia por su mano. Tuvo dos tiros libres y falló uno…pero en la siguiente, con Miami a 8 puntos, Lebron agredió a Boozer que quería hacerle un bloqueo a Hinrich y le concedió dos libres al ‘5’ de los Bulls y la posesión a los de Thibadeau.

Hacía tanto que no perdía que no supo hacerlo con dignidad. Se marchó del United Center quejándose amargamente de los arbitrajes y a pesar de que ayer tenía razón pues Boozer pudo irse al vestuario por la falta que le hizo -que pudo acabar con una lesión grave si James no fuera una bestia física- LBJ no puede responder así…y mucho menos quejarse de arbitrajes. Justamente él. No, no y no.

El año pasado durante las finales hubo un doble rasero respecto a las que recibía él y las que le pitaban y entonces no se quejaba. Estuvo varios partidos sin que le pitaran una falta en el tramo final y eso, siendo tan físico como es en las defensas, se antoja complicado.