Chris Froome: «Mañana pueden marcarse grandes diferencias»

“Podría haber sido un día fácil pero se convirtió en una locura durante los últimos 40 km. Los equipos de los sprinters se asustaron cuando se dieron cuenta de que a lo mejor no enganchábamos a la escapada. He visto piernas muy cansadas en el pelotón, pero es normal teniendo en cuenta las últimas tres etapas que hemos pasado. Muchos esperaban una jornada más sencilla pero no ha sido así. Las temperaturas rozaban los 40º.

No parábamos de pedir bidones y en seguida se acababan. En días como hoy es un alivio sentirse seguro a 3 km de meta y poder dejar rienda suelta a los sprinters, aunque al final todos han querido estar delante: los lanzadores para sus sprinters, los equipos de los aspirantes a la general, los propios aspirantes a la general…a los pies del último repecho se ha formado un auténtico caos. Con que uno de los aspirantes de la general quiera estar delante todo el mundo quiere ir detrás de él. A los sprinters puros les gustaría  tener más oportunidades pero yo no tengo ninguna queja sobre el recorrido. Teniendo en cuenta que incluso hoy algunos han intentado atacarme en ese último repecho, supongo que mañana lo intentarán también. Mende es un puerto de 3 km donde pueden marcarse grandes diferencias. Esperemos que pueda superarlo sin problemas”.

Alejandro Valverde: «Mañana habrá que estar muy atentos»

“El calor se ha juntado con la velocidad. En los últimos kilómetros hemos ido muy rápido y ha sido durísimo. Mañana también va a ser una llegada complicada. Mende es un puerto corto pero muy exigente: son 3 km pero con una pendiente media del 10% así que habrá que estar muy atentos”.

Nairo Quintana: «Quiero repetir la alegría de hace dos años»

“Sonrío porque he llegado pero no porque haya sido una etapa tranquila, al contrario, ha sido complicada, por el calor, por los repechos, la tensión…pero lo importante es no haber perdido tiempo. Voy a afrontar los próximos días como hoy, con la ayuda del equipo, para llegar con fuerzas a los Alpes. Son llegadas difíciles, hay muchas rotondas, bajadas que pueden provocar caídas y todo eso combinado crea mucha tensión.

“Sonrío porque he llegado pero no porque haya sido una etapa tranquila, al contrario, ha sido complicada, por el calor, por los repechos, la tensión…pero lo importante es no haber perdido tiempo. Voy a afrontar los próximos días como hoy, con la ayuda del equipo, para llegar con fuerzas a los Alpes. Son llegadas difíciles, hay muchas rotondas, bajadas que pueden provocar caídas y todo eso combinado crea mucha tensión. Mi tercera semana de hace dos años fue muy bien en los Alpes así que a ver si podemos repetir esa alegría. Veremos como sigue el cuerpo y si podemos atacar a los rivales. Estoy muy emocionado por todo el apoyo que estoy recibiendo. Mañana no pienso que recuperemos mucho tiempo, esperaremos a la alta montaña que es donde el equipo se defiende mejor”.

Mi tercera semana de hace dos años fue muy bien en los Alpes así que a ver si podemos repetir esa alegría. Veremos como sigue el cuerpo y si podemos atacar a los rivales. Estoy muy emocionado por todo el apoyo que estoy recibiendo. Mañana no pienso que recuperemos mucho tiempo, esperaremos a la alta montaña que es donde el equipo se defiende mejor”.