Brandon Roy convierte un pequeño high-school en un filón

Con solo 32 años lleva varios retirado de la NBA y con casi 83 millones de dólares ganados a pesar de sus múltiples lesiones gana 6,000$ aunque el dinero, lógicamente, no es una motivación para él. No va a partidos de la NBA aunque nadie se lo ha prohibido. “Es como ver a tu ex novia con otro, no es plato de buen gusto”. La rodilla le robó la gloria pero Brandon Roy vive ahora otra cara del baloncesto.

Cogió un pequeño high school al que se le estimaban tres victorias y lo ha convertido en uno de los mejores equipos a nivel nacional. El Nathan Hale High School de Seattle apostó por el tres veces All Star el pasado verano cuando despidió a su quinto entrenador en cinco años después de firmar un balance de 3-18 en la temporada 2015-16. 

El dinero no fue una motivación para él pero sí lo fue el hecho de estar en un lugar con poca presión para empezar su carrera como entrenador pero claro, rápidamente fue más allá. Su nombramiento tuvo un boom mediático que acabó llevando talento hasta el Nathan Hale incluyendo a Michael Porter Jr, uno de los mejores jugadores jóvenes del país.

Varios talentos de Seattle han decidido quedarse en el estado algo que ha hecho que algunas voces se digan que Roy ha orquestado un proyecto claramente superior al anterior pero los jugadores han declinado tales acusaciones declarando que nunca hablaron con Roy antes, que simplemente querían crecer bajo la batuta de una estrella local ya que Roy nació en Seattle. 

“No considerábamos Nathan Hale como una posibilidad cuando nos mudamos a Seattle pero luego escuchamos que Brandon Roy podía entrenar aquí y pensamos que podía ser una experiencia única”, dijo Porter.

Hale suma 22 victorias en otros tantos partidos y no por estar en una división fácil ya que juegan en la Seattle’s Metro League, una de las más duras conferencias de Estados Unidos y de donde salieron tres veteranos de la NBA como Jamal Crawford, Jason Terry y Nate Robinson que recientemente ha debutado en la D-League.

Han ganado el primer título de la Metro League desde 1992 imponiéndose al Garfield High School de donde salió precisamente Roy como jugador y se han colado en el primer campeonato estatal en 23 años. Por el momento, Roy es feliz y no piensa más allá, no piensa en regresar a la NBA.