Bob Myers vuelve a tener trabajo

Bob Myers vuelve a tener trabajo

Se acabó la temporada de la NBA y con ella el balón de baloncesto se toma un respiro hasta octubre en la mejor liga de baloncesto del mundo. El protagonismo pasa ahora a los despachos donde un hombre ha visto cómo su responsabilidad y sus labores se multiplican en las últimas horas.

Hace un mes, Bob Myers creía que los Warriors lograría el Three Peat y podrían mantener a sus mejores jugadores porque la creencia sobre Durant había vuelto a ser que renovaría. Cuando el 35 cayó en el Game 5 pasó a ser una certeza ya que con chasquear los dedos, el de Washingon se aseguraba 30 millones durante su baja. Ahora toca Klay.

No es que la lesión de Klay sea más grave -que a priori no lo es- el caso es que sumadas las das, los Warriors 2019/20 no tendrán a dos de sus tres mejores hombres hasta febrero en el caso de Klay y hasta unas hipotéticas finales en el de KD. Son palabras mayores. Los Warriors no van a dejar de competir en el duro Oeste el próximo curso y tienen que asegurar su billete a la postemporada sin ellos, con dos huecos menos en la plantilla y con un margen salarial que no dejará de estar limitad por esos dos fichajes. Pueden tratar de renovar a Klay por un año y menos dinero ya que jugará poco pero tienen a Shaun Livingston con un contrato de 7 millones no garantizado y a la agencia libre salen, además de Klay y KD si quisiera, DeMarcus Cousins, Jonas Jerebko, Kevon Looney y Andrew Bogut.

Según Basketball Insiders, tienen 82 millones garantizados el próximo curso más los 7 de Livingston que si no renueva, sería complicado encontrar un perfil tan importante y tan barato como el superviviente. Si a esos 82 kilos les suman los 50 que se llevarán entre los dos lesionados, el panorama es oscuro y la labor de Myers, fundamental.

Tiene que encontrar secundarios que den un rendimiento inmediato, que ayuden a Stephen Curry a que el primer año del Chase Center no sea un fracaso, un roster que les lleve a la postemporada en el salvaje Oeste donde este año se han quedado fuera los Lakers con LeBron James.

Desde que lograran el primer anillo -y más desde que ficharan a KD- los Warriors se han movido en el mercado buscando jugadores veteranos con perfiles específicos casi todos por contratos mínimos pero el año que viene puede no valer eso. Acabaron la temporada con Stephen Curry, Quinn Cook, Andre Iguodala, Draymond Green y DeMarcus Cousins, un quinteto que, visto lo visto, tendría complicaciones para meterse entre los 8 mejores de la Conferencia salvo que Cousins recupere su nivel…y siga siendo barato.

Por eso, Bob Myers tiene que acertar más que nunca sabiendo que tendrá la bala de Klay en febrero/marzo para el tramo final pero que tendrán que llegar a las Finales de la NBA sin Kevin Durant y tratar de ganarla sin él, algo que han demostrado poder hacer este año con Klay Thompson y Stephen Curry al 100%.