Regresó el domingo y anoche ya dejó una de sus clásicas jugadas en los Clippers con un mate marca de la casa. Blake Griffin revienta el aro de los Hornets con asombrosa facilidad en un partido que los angelinos vencieron para ponerse quintos del Oeste.