Belinda Bencic, la próxima dominadora ya está aquí

Solo tiene 18 años y el sábado le remontó un set a la mismísima Serena Williams para infligirle la segunda derrota del año a la número 1 de la WTA. Ayer completó el círculo imponiéndose a Halep en la final de Toronto y culminando una semana mágica tras eliminar a Bouchard, Wozniacki, Serena y la propia Halep. Tiene 18 años y ha llegado para quedarse.

Con cuatro años, Bencic entró en la academia de Melanie Molitor donde creció, entre otras raquetas sonadas Martina Hingis, ganadora de 43 torneos.
Su padre creyó oportuno que la joven Belinda saliera de allí y rápidamente entró en La Meca del tenis juvenil: la Academia Bolletieri donde André Agassi, Mónica Seles, María Sharapova o la propia Martina Hingis forjaron sus leyendas.

Con solo 15 años, Bencic y su padre decidieron que la joven suiza tenía que competir tanto como pudiera. En el mismo 2012, Bencic debutaría con el combinado helvético en el dobles de la Copa Federación. Un año después, con 16, Bencic ganaría Wimbledon y Roland Garros. En categoría junior, claro. Y de ahí al estrellato ya que nadie conseguía semejante éxito desde 1996 cuando Amelie Mauresmo -actual entrenadora de Murray- se los llevara.

Este año se estrenó en Eastbourne en junio. Fue su primera victoria en el calendario WTA y lo hizo, además, eliminando a una ex #1 como Caroline Wozniacki (#5) en semifinales. “No tengo ni idea de cómo he jugado, de verdad, no lo recuerdo. Lo veré después en YouTube”, fueron sus palabras el sábado. La ‘niña’ de 18 años se había cargado a Serena Williams y lo había hecho tras levantarle un set de desventaja.

La noche del viernes al sábado, Bencic se había cargado en dos sets a Ana Ivanovic. En una semana para enmarcar, la joven suiza se impuso a las altas esferas de la WTA y se cargó a las números 1, 3, 5 y 6. Casi nada. Bencic encara Cincinatti en el puesto número 12 de la WTA tras subir 20 de golpe en Toronto.
Ha llegado con fuerza, con 18 años y con un tenis primoroso.

La próxima dominadora ya sabe lo que es ganar. Disfrutemos.