la2

La noche de ayer estaba preparada en USA para que todos los americanos, podríamos decir que todo el mundo, mirara a la Superbowl que los Ravens vencieron a los 49ers.

Pero antes, unas horas antes,  hubo NBA. Los Heat vencieron en Toronto pero lo más destacable es lo que les gusta sufrir a los equipos de Los Ángeles.

Los Lakers se complicaron un partido plácido frente a unos Pistons sin Calderón y sus vecinos los Clippers directamente perdieron en el TD Garden un partido que debió enfrentar a los dos mejores bases de la temporada pero que se perdieron los dos. Rondo y Paul fueron las ausencias más destacadas en un partido que los Celtics dominaron muy desde el principio.

19 puntos arriba al descanso invitaban a pensar en un paseo verde pero eso no ocurrió. Sin anotar durante seis de los últimos siete minutos, los Celtics quisieron ponerle emoción al partido y los Clippers tuvieron posesiones para empatar o ponerse por delante, pero no supieron jugar sin Paul. Crawford no acertó con un triple precipitado y Griffin intentó algo casi imposible antes de que ‘The Truth’ ajusticiara a unos pobres Clippers desde el perímetro.

Los de dorado y púrpura dominaron de cabo a rabo el partido en Detroit pero su pésimo último minuto hizo que tuvieran que defender la última posesión de los Pistons con 1 punto de ventaja y 1 segundo de partido. El mate de Drummond no entró, de hecho hizo falta sobre Gasol, y los Lakers sonrieron. En los casi fatídicos últimos sesenta segundos Clark falló dos tiros libres y Nash, que había fallado dos en lo que iba de curso, hizo un 0 de 2 a falta de seis segundos para darle emoción a la cosa, que esto es la NBA.