21 DÍAS SIN PERKINS

21 DÍAS SIN PERKINS

21 DÍAS SIN PERKINS

Hace ya tres semanas del cierre de mercado. Tres semanas desde que Sam Presti maravillara con un movimiento genial que abriría la traca de traspasos sucedidos en apenas un par de horas.

Unos días antes, se pudo saber que Reggie Jackson no renovaría; se dijo incluso que al final del verano rechazó una oferta que rondaba los doce millones al año. Con estos precedentes, el traspaso se antojaba ineludible.

Era el momento del General Manager de los Thunder, sometido una vez más a situación límite. La primera sensación era que Presti buscaría en el mercado una pieza que cumpliera el mismo rol que el base formado en Boston College: dar minutos de descanso a Westbrook, e incluso la posibilidad de dar la talla como titular en caso de ausencia de este -habitual en los últimos tiempos- . Existía la duda de si intentaría también hacerse con algún otro jugador para la rotación. Se fantaseaba incluso con la posibilidad de traer un pívot, y deshacerse de Kendrick Perkins. Así fue.

Semanas atrás circuló el rumor de un supuesto interés por parte de la franquicia en hacerse con Brook Lopez. La intención del dueño de los Nets de traspasar al menos a uno de los tres jugadores con los contratos más altos – Johnson, Deron y Lopez cobrarán la temporada que viene una suma de más de 62 millones – , facilitaba la operación. El último día de mercado esta opción recobró fuerza, hasta el punto de estar las negociaciones prácticamente cerradas, pero los más de 32 millones que cobrará entre esta temporada y la siguiente -que ataban de pies y manos a la franquicia para incorporar jugadores durante el próximo año y medio-, y las lesiones constantes que padece el pívot, pesaron demasiado para Presti.

No se rindió el General Manager de los Thunder.  Buscó otra vía para traer un ¨center¨ de calidad, y la encontró en Salt Lake City. Utah Jazz contaba con dos prometedores pívots nacidos en 1992, el turco Enes Kanter –en la liga desde 2011- y el francés Rudy Gobert– desde 2013-. Aunque al primero se le supone más calidad y experiencia, frenaba la progresión del segundo, que llevaba meses ofreciendo muy buenos minutos en pista. Apostaron entonces los Jazz por el galo –posee además un contrato más largo y menos elevado- y Presti consiguió llevarse Kanter a Oklahoma y endosar a Perkins y sus más de nueve millones de contrato a Utah –que le cortaría inmediatamente-. Llegaba además el tirador Steve Novak, y salía el rookie Grant Jerrett.

Pero este no fue el único movimiento de los Thunder esa tarde. Entre todas las ¨novias¨ que le salieron a Reggie Jackson, a poco de cerrarse el mercado, una proposición de Detroit mejoraba con creces lo que Brooklyn podía poner sobre la mesa. Los Pistons ofrecieron un base de sobradas garantías como D.J. Augustin, y un alero con buen tiro y defensa, el ex madridista Kyle Singler.

Muchos señalaron a Oklahoma City como la franquicia que mejor se movió en este último día de mercado. El equipo parecía más equilibrado que nunca en todas sus posiciones.

Desde entonces, casi todo ha salido bien en el equipo que dirige Scott Brooks. De hecho, ese mismo día, todavía sin las últimas incorporaciones, los Thunder derrotaban cómodamente a Dallas y entraban en puestos PlayOff por primera vez en la temporada. Además, el equipo que nos cedía esa posición, los Phoenix Suns, llevó a cabo ese día unos movimientos que parecían mas orientados al futuro, que a mejorar la plantilla para la presente temporada.

Fue precisamente anoche cuando Oklahoma volvía a abandonar la octava plaza en detrimento de New Orleans. Pero la de anoche fue la primera derrota clara después de muchos partidos, y es que hasta ayer se habían ganado 12 de los últimos 16 partidos, y las derrotas fueron ajustadísimas: 1ª: un triple ganador sobre la bocina de Anthony Davis frente a Pelicans, 2ª: derrota en los prórroga contra Phoenix, 3ª fallo en uno de los tres tiros libres de Russel Westbrook para empatar el partido a falta de dos segundos en la cancha de Portland, y 4ª triple a falta de dos segundos de Moore para perder en Chicago. Todas ellas fuera de casa y en canchas difíciles, y todas ellas sin Kevin Durant.

El último MVP de la liga sólo ha jugado 27 de los 64 partidos de su equipo, aunque ayer declarara el propio Scott Brooks que en una semana o dos volverá a estar disponible. Precisamente el reconocimiento al mejor jugador de la temporada regular podría quedarse en Oklahoma City después de las estratosféricas actuaciones de Russel Westbrook, que hasta ayer llevaba cinco triples-dobles en los últimos seis partidos, para sumar un total de siete en la temporada –ningún otro jugador lleva más de tres-. Las opciones de que Westbrook suceda a Durant pasan por su buen hacer en el tramo final que resta de temporada, y por supuesto, de que el equipo acabe en puestos PlayOff.

Las nuevas incorporaciones se han adaptado notablemente al equipo, en especial Augustin -cumpliendo con el rol de base suplente de Westbrook, aportando manejo y anotación exterior- y sobre todo Kanter. El pívot turco ha sido titular desde que llegara a la franquicia por la lesión de Adams en su mano derecha, siendo desde el principio una amenaza en las pinturas rivales. Aportando unos 14 puntos y 8 rebotes por partido, ha supuesto una amenaza para el neozelandés, y es que aunque este haya jugado los dos últimos partidos, el ex de Utah se mantiene por el momento de titular. Su competencia no parece sin embargo un problema para ellos ni para la franquicia, porque además del del buen ¨feeling¨ que de momento parecen tener en los entrenamientos y celebraciones –coincidieron en pista contra los Clippers-, salen a comerse la cancha desde el primer momento y en ambas canastas. En el Chesapeake Arena dan por bienvenidos estos tipos de ¨piques¨. Au revoir, Kendrick.