2016-2017 Season Preview: Washington Wizards

Washington comenzó la campaña pasada como la alternativa más citada a los Oklahoma City Thunder para Durant este verano y empieza la presente campaña con un contrato de 128 millones firmados a Bradley Beal que dijo durante el mercado que quería un max contract y que jugaría donde se lo pagaran. 

La temporada pasada estuvo claramente marcada por las lesiones que destrozaron a un equipo de Whittman que no pudo reponerse a un mal inicio de temporada. Con Beal cayendo lesionado de gravedad y Nené perdiéndose más de veinte partidos, los Wizards trataron de cambiar el rumbo en febrero fichando a Markieff Morris pero se quedaron por el camino. 

Acabaron el año con un balance de 41 victorias y 41 derrotas lo que en los últimos años no solo le habría metido en playoffs sino que le habría dado un puesto plácido en la Conferencia evitando a los cocos. El subidón que pegaron Hornets y Pistons además de Pacers les dejó sin postemporada en la mejor temporada de John Wall en la NBA. 

Los nuevos Wizards comenzaron con la contratación de un técnico muy diferente a Randy Whittman como es Scott Brooks. El que fuera head coach de los Oklahoma City Thunder entrenará a John Wall, Bradley Beal y compañía durante los próximos años y las oficinas de los Wizards han tratado de darle un equipo más acorde a su estilo -más rápido, más western- que el que tenía Whittman. 

Con el dinero que se ha movido este verano, los 128 millones invertidos por los Washington Wizards en Bradley Beal no parecen más que una buena inversión en una de las caras más reconocidas de la franquicia desde hace un par de años. 

El movimiento más importante del mercado es el de Bradley Beal pero no el único. Trey Burke y Tomas Satoransky llegan de Utah Jazz y FC Barcelona respectivamente para jugar los minutos que John Wall tenga que descansar aunque el jugador checo dispondrá de minutos en otras posiciones que no son la de base y podrá compartir parquet con la estrella de los Wizards. 

Entre las bajas destacan las de Alan Anderson y Jared Dudley por limitar el tiro exterior de la franquicia -más aún cuando Wall no destaca precisamente por su tiro de larga distancia- y especialmente la de Nené pero en su caso por ser un jugador que llevaba muchos años en la capital de los States con los Wizards. 

Para cubrir su hueco llega Ian Mahinmi, un excelente rim defender que fue titular gran parte de la temporada pasada con los Pacers donde, además, completó el mejor partido en anotación de su vida. Ahora, con Wall, puede optar a promediar dobles figuras en anotación y rebote con facilidad ya que los rebotes serán cosa suya y las penetraciones de Wall son marca de la casa y el de Kentucky es un especialista en doblar el balón al compañero desmarcado. 

LOS JUNIOR 

Scott Brooks tendrá trabajo que hacer con los jóvenes de los Wizards. Tanto Oubre Jr como Porter Jr deberán dar un paso adelante en la rotación. 

Porter promedió 11 puntos pero el potencial de quien fuera número tres del draft de 2013 es bastante más alto y podríar llegar a los quince siendo más importante. Oubre Jr fue elegido con el pick 15 y con la marcha de Jared Dudley tendrá que dar un paso adelante en el puesto de tres. 

La competencia que tendrán entre ambos repercutirá en el mutuo beneficio de ambos que no será otro que el del grupo. Con Wall, Beal y Kieff Morris como anotadores de la franquicia, la historia de Brooks dice que preferiría un jugador defensivo pero la posibilidad de contar con Porter Jr hace que los Wizards de este año vayan a ser uno de los equipos más anotadores del Este de la mano del ex técnico de Oklahoma. 

En el Chesapeake demostró ser un buen técnico con bases jóvenes como Russell Westbrook y Reggie Jackson y tendrá la oportunidad de hacer lo propio -con las limitaciones propias del jugador- con Trey Burke. Fichado a cambio de una segunda ronda de 2021, Burke llega tras fracasar con estrépito en los Utah Jazz tras llegar con buen cartel -número 9 del draft de 2013- y no haber crecido en una franquicia que sí lo ha hecho en los últimos años. A pesar de la sensación de que se esperaba más de él, Burke tiene una carta de presentación notable al llegar a los Wizards con 12 puntos y 4 asistencias en los Jazz en 28’ lo que le hacen, al menos sobre el papel, ser un suplente excelente para John Wall. 

WALLISMO 

A pesar de no ser el jugador mejor pagado de Washington, el que fuera número 1 del draft de 2010 es el mejor jugador de la franquicia. Con un perfecto manejo de balón y una endiablada velocidad cuando afronta una penetración hacia el aro, Wall solo tiene que mejorar el tiro exterior para estar entre los elegidos. A su favor juega, respecto a los playmakers más anotadores como Lillard, Curry o Irving, que Wall sí es un base que hace jugar. 

Repartió 10 asistencias por noche el año pasado y promedia más de 9 desde que llegara a la NBA en unos Wizards que navegaban por los bajos fondos de la NBA y que han llegado a playoffs de su mano. 

Ha ido creciendo progresivamente hasta firmar la mejor temporada de su carrera con 19,9 puntos y 10,2 asistencias ambos career higs para el base. Además hay que sumarle 4,9 rebotes, 1,9 robos y 0,8 tapones por partido. Todos los números -del base son los mejores de su carrera por lo que la sensación es que Wall va cada día a más y puede y debe ser el elemento diferenciador de un equipo en el Este. 

BROOKS 

“Es difícil imaginar que Scott Brooks sea un desastre” comenta el periodista del Washington Post Jerry Brewer. “Solo si algo extraño le pasa al roster- en forma de lesiones- se podría explicar”, añade. Y tiene mucha razón. 

Más allá de que Brooks ha sacado de quicio a mucha gente en los Thunder con esa falsa sensación de que tras llegar a las Finales de 2012 el equipo jugó por debajo de sus posibilidades, el entrenador tenía el equipo - Durant, Westbrook e Ibaka- pero fue él quien ayudó a esos talentos a ir por el buen camino. Y visto cómo están las cosas entre Westbrook y Durant tras la salida del 35, parece que tenía su mérito. 

Lo mismo tendrá que hacer ahora con Bradley Beal y John Wall que se soportan y sí, una cosa es soportarse y la otra tener química en la pista para que los Wizards salgan beneficiados que es lo más importante. 

El base de Kentucky es y debe seguir siendo la estrella de los Wizards y Beal debe asumir que es la segunda espada, algo que no parece estar claro para él. Scott Brooks tendrá que saber llevar a los dos grandes jugadores que lideran la franquicia de la capital y es que el octavo puesto del Este puede estar muy abierto y con Wall y Beal promediando 45 puntos entre ambos los Wizards deben estar allí. Por equipo, por cabeza, por defensas. Y por Brooks. 

FRANCHISE PLAYER: JOHN WALL 

Además de ser uno de los mejores bases de la NBA, la última entrevista de los GM le ponen el cartel de infravalorado casi tan brillante como el de Franchise Player. De su salud dependerán las opciones de los Wizards de asomarse a la postemporada que haberlas las hay. Pensar en un generador desde el puesto de base...es pensar en John Wall, sus penetraciones y sus asistencias. Si mejora el tiro exterior, estará en el siguiente nivel.