2016-2017 Season Preview: San Antonio Spurs

2016-2017 Season Preview: San Antonio Spurs

No lo sabíamos a ciencia cierta pero muchos trasnochamos en el sexto partido de las semifinales del Oeste entre Spurs y Thunder con la esperanza de que los de El Álamo ganaran para poder ver a Duncan una vez más. Una única vez más. 

Había rumores de retirada desde el inicio de la temporada y aunque él no dijera nada ya sabemos que el carácter de Duncan no es el de Kobe Bryant y que la situación era totalmente diferente. Los Lakers ya habían tirado el año antes de empezar por lo que hacer el rodeo Kobe Bryant por todos los Estados Unidos era una posibilidad factible, los Spurs tenían que competir. Y compitieron de tú a tú con todos cerrando la mejor temporada de la historia de la franquicia aunque no sirvió para nada. 

Tras encadenar dos finales de la NBA de forma consecutiva y conseguir un anillo -el quinto de Duncan- los Spurs se fueron en primera ronda en 2014 ante los Clippers en el séptimo partido y casi al final lo que hizo que cambiaran varias piezas del roster para la siguiente temporada. Consiguieron a LaMarcus Aldridge, el agente libre más destacado del mercado y además se hicieron con Davis West para dibujar la pintura más espectacular que el equipo había visto. 

El rival eran los Warriors, un equipo que ni soñaba con ganar 73 partidos, pero los ganó. San Antonio ganó 67 partidos pero ni siquiera pisó las finales de la Conferencia Oeste. Fue el triste epílogo a 19 años de Tim Duncan en la liga, el final de la dinastía más larga jamás conocida en la liga. 

LA VIDA SIN TIM 

Los Spurs esperaron a que Kevin Durant eligiera bando para anunciar algo que se daba por hecho: el fichaje de Pau Gasol por dos temporadas. El pívot de Sant Boi ya estuvo cerca de los Spurs hace dos temporadas pero los Bulls presentaron un contrato ligeramente superior al de Sant Boi y Pau relanzó su carrera en el Este para ganar, ahora sí, por temporada lo que antes San Antonio le ofreció por dos años, es decir, 15 millones. 

Lo cierto es que la vida sin Tim Duncan se antoja complicada en El Álamo. San Antonio fue la mejor defensa de la NBA el año pasado y eso es algo donde el cambio de Gasol por el pívot de las Islas Vírgenes se va a notar. Pau sigue siendo un atacante más que notable en el poste pero no ha logrado limar sus problemas defensivos a pesar de llevar 16 temporadas en la élite. Lo de Gasoft es más una leyenda que una certeza pero sí que Duncan era superior al español en ese aspecto. Pero en ninguno más. 

Duncan era ya un veterano muy venido a menos en la NBA. Pero seguía siendo un jugador de un valor incalculable sobre la pista. Su defensa al poste fue una de las dos mejores de la NBA el pasado curso y eso que han pasado casi dos décadas desde que llegara a la liga. Dos décadas en la que si algo ha cambiado es su puesto para darle más versatilidad, más velocidad y más aspectos que Duncan nunca quiso tener. 

Era un rara avis, en lugar de acoplarse a lo que los demás equipos le exigían, Duncan respondía con un juego de pies marca de la casa, con un tiro de derecha a tablero inolvidable y con una inteligencia sobre la pista en la que prácticamente nadie le superaba. Ni le superará. 

Duncan tenía sitio en los Spurs porque es la cara de la franquicia en su época moderna, una franquicia que ganó cinco anillos en 19 temporadas y que estuvo a un triple, un rebote defensivo o un tiro libre de Kawhi Leonard de poner a Duncan a la altura de Michael 

Jordan en lo que a anillos se refieren. Se fue de la NBA con cinco y un legado difícil de olvidar. 

San Antonio se movió rápido en la agencia libre y cumplió con una obligación histórica al contratar al pívot que la historia quería que tuvieran. Pau Gasol es el pívot perfecto para el sistema de juego de Gregg Popovich y es que si por algo destaca el pívot español es por una lectura de juego superlativa y por ser un generador desde el poste único en su especie. 

Dos años en Chicago han servido para que Pau Gasol recuperara su mejor nivel y ahora en San Antonio formará pareja interior con LaMarcus Aldridge y un quinteto de la muerte que contará con dos de los mejores europeos de todos los tiempos -Parker y él- y equipo con otro de los extranjeros más brillantes como Manu Ginobili. 

Y por si fuera poco, en ese quinteto hay un señor llamado Kawhi Leonard, una bestia impresionante que dominará la NBA cuando quiera porque domina absolutamente todos los registros del juego. 

Dos veces mejor defensor de la NBA -lo conseguirá todos los años que quiera-, Kawhi es el paradigma de jugador que Gregg Popovich ha cocinado a fuego lento hasta que ha llegado su momento de decidir finales desde la defensa y en el ataque. 

Kawhi llega de hacer la mejor temporada en ataque el año pasado y está a las puertas del siguiente nivel en la faceta ofensiva. 

Leonard ya no es solo un ejecutor que se abre a esperar que Tony Parker dobla el balón, es un hombre capaz de generar desde el bote, tremendo a campo abierto y capaz de liderar al equipo ahora que es la imagen del mismo. 

Con un Tony Parker venido a menos en influencia y minutos de juego, lo lógico sería ver progresivamente a Kawhi en posiciones de base para generar sobre el bote, en el pick&roll y diferentes situaciones. El galo es el peor defensor de los cinco titulares de los Spurs pero el perfeccionista sistema defensivo de Pops le aparta del camino para que Danny Green se ponga encima de las amenazas exteriores. 

ROTAR 

San Antonio siempre ha sido un ejemplo de saber cómo, cuándo y por qué rotar. Esos días en los que Parker, Gasol o Ginobili presenten lesiones invisibles para no jugar son ya una tradición y este año no será diferente en el AT&T Center. 

Popovich maneja una rotación donde el sexto hombre -Manu Ginobili- es casi tan importante -o más- que los cinco titulares y donde Patty Mills ha ganado peso con el paso del tiempo y la marcha de otros jugadores de rotación como Cory Joseph o Marco Belinelli. 

Los Spurs han fichado este verano a un ganador de la NBA como David Lee para la segunda unidad y tendrán un rookie especial en Davis Bertans, un anotador compulsivo en Europa que se ha recuperado de una grave lesión para liderar a Baskonia a la Final Four del año pasado. El letón jugará de tres o cuatro abierto en un sistema que le brindará la posibilidad de tiros abiertos y sin oposición como marca de la casa. 

También de la Liga Endesa llega otro de los nuevos, el último en llegar. Nico Laprovittola se ganó el puesto en el training camp por delante de los dos millones garantizados de Livio Jean Charles y será un agitador desde el banquillo. 

El objetivo es volver a competir en playoffs contra los grandes y ser la alternativa a los Golden State Warriors aunque eso parece complicado. 

FRANCHISE PLAYER: KAWHI LEONARD

El mejor two way player de la NBA es como un ciborg, un tipo en el que se ha metido todo lo que un entrenador de baloncesto querría de su estrella. 

Envuelto en el embalaje de un jugador tímido que nunca ha roto un plato, Kawhi Leonard es un ganador, un líder y un jugador imperial cuyo límite nadie acierta a ver venir. 

Anota en estático, anota con tiros abiertos o en situaciones de una contra uno además de ser el primero en correr la pista cuando hay oportunidad. Es el mejor defensor de la NBA para casi todo tipo de jugador -le falta probar con los pívots- y además genera desde el bote. Un unicornio.