2016-2017 Season Preview: Phoenix Suns

Los Phoenix Suns tiraron la casa por la ventana para tratar de fichar a LaMarcus Aldridge incluyendo el fichaje -por un precio totalmente fuera de mercado- de Tyson Chandler y se quedaron con la miel en los labios. Doce meses y un buen fichaje del draft después, la franquicia de Phoenix ha visto retirarse al dúo que les dio brillo en la última década por lo que cualquier tiempo pasado es evidentemente mejor que el presente inmediato de los Suns. 

Con Steve Nash portando con orgullo el anillo de honor de la franquicia y Amare’ Stoudemire en Israel tras dejar la NBA, Phoenix parece una franquicia de otra época mientras trata de aclimatarse a la actual de la mano de dos jugadores de nivel como Eric Bledsoe y Brandon Knight que este año tendrán a Dragan Bender a su lado. 

Pero el franchise player del desierto es un rookie descarado, el número , un anotador compulsivo que pone la sonrisa a todo el que le recuerda: Devin Booker. 

Los Suns acabaron demasiado pronto con el proyecto de Jeff Hornacek tras quedarse a punto de entrar en playoffs cuando no estaban invitados a esa fiesta y lo cierto es que aquellos Suns murieron antes de asentar un proyecto que tenía buena pinta pero donde Goran Dragic no quería estar y Markieff Morris aún menos. Con Hornacek en los Knicks, el proyecto está ahora en manos de Devin Booker con todos los respetos de Earl Watson, el técnico que acabó el año al frente de la franquicia tras tomar el cargo de forma interina. 

BOOKER 

Moldeado por una de las mentes más brillantes de las universidades americanas como es la de John Calipari, Devin Booker llegó al Valle del Sol con el sello de jugador de Kentucky que atesora el titular en el pueso de guard de los Suns, Eric Bledsoe. 

Devin Booker solo necesitó un partido en la NBA para demostrar que tenía sitio en la NBA y es que en la pasada Opening Night anotó 14 puntos en una previsible derrota contra los Dallas Mavericks. 

Promedió 7 puntos en los tres primeros partidos, 4,5 en el segundo mes y cerró el año 2015 con 7,6 de media en diciembre pero lo mejor estaba por llegar. Anotó 21, 10, 17, 16 y 19 puntos en los cinco primeros partidos de 2016 con 19 añitos casi recién cumplidos. 

Enero también fue el mes que le vio superar la treintena en anotación. Sucedió en Indiana en un partido que los Suns perdieron por solo tres puntos a pesar de la baja de Eric Bledsoe. Y pelearon el partido porque Booker se fue del Bankers con 9 de 16 en tiros de campo para un total de 32 puntos. Casi nada. 

Solo en un partido de enero anotó menos de 10 puntos y cerró el primer mes del año con 17,3 puntos de media con casi un 45% de acierto en los tiros de campo. Y sí, siendo un rookie de menos de 20 años. Números de élite. 

Y por si todavía quedara alguna duda, Booker ha cerrado como máximo anotador con 21 puntos de media la pretemporada de la NBA por delante de James Harden, 2º, y Kevin Durant, 3º. 

No mostró habilidades defensivas y ahí tiene algo que mejorar pero no se puede obviar que los Phoenix Suns ya eran un coladero antes de Booker. Los Suns deberán saber llevar el futuro del jugador de Kentucky y es que el proyecto ya se ha llevado por delante -hasta la fecha- a un atractivo Brandon Knight llegado desde Milwaukee con un cartel considerable y que ahora mismo ya sabe que ejercerá de sexto 

poco menos de dos años un proyecto que tenía mimbres para ser una alternativa para el octavo puesto del Oeste y más allá de la salida de Dragic que poco se podía haber para mantenerlo no queriendo él mantenerse en los Suns, Phoenix era con Hornacek un mercado más o menos atractivo. No para las estrellas de la NBA - LaMarcus consideró a los Suns para asombro de todos- pero sí para jugadores que pudieran ver el pabellón de los Suns como un escaparate atractivo de cara a un salto cualitativo. 

SMALL BALL 

Phoenix apostó la temporada posterior al Most Improved Player de Dragic con una arriesgada apuesta de Super Small Ball con el esloveno, Eric Bledsoe y Isaiah Thomas acabando el año solo con Bledsoe en el roster tras los traspasos de febrero que dejaron en Arizona a Brandon Knight. Las lesiones de Bledsoe han marcado la carrera de un jugador que encontró en Phoenix su sitio en la élite. 

Se fueron Dragic y Thomas a Miami y Boston y los Suns siguen en la misma tesitura con tres jugadores para dos posiciones lo que manda a Knight a la ya comentada posición de Sexto Hombre. 

Earl Watson ha tenido clara su postura desde el principio y ha tratado de mimar a Knight que será el que tenga que ceder su espacio. Bledsoe y Booker conforman un backcourt la mar de atractivo pero ahí acaba lo mejor de los Suns. 

A expensas de lo que un técnico como Watson que tiene toda la confianza de las altas esferas, pueda sacar de los teóricos secundarios. 

Los Suns tienen un roster joven donde uno de los más veteranos es poco más o menos que un mito y ha llegado este verano con un anillo bajo el brazo y es Leandrinho Barbosa. 

Con el carioca los Suns añaden la necesario experiencia al backcourt que conforman los tres bajitos mencionados y otros jóvenes como Ulis y Goodwin que ha completado un verano interesante para los Phoenix Suns. 

FRONTCOURT 

Con la baja de Mirza Teletovic los Suns pierden a un interior muy exterior, a un hombre capaz de lanzar mucho y muy bien y de asumir sin problemas un porcentaje importante de los ataques del equipo. 

El problema de los Suns es que no conseguido LaMarcus, Tyson Chandler deja de tener mucho sentido en el equipo. Sus mejores años ya pasaron y sigue cobrando como si estuviera a ese nivel aunque está lejos del mismo. El problema es que el pívot -campeón de la NBA con Dallas y Olímpico en 2012- tapa la progresión de un Alex Len que lleva varios años necesitando dar un paso más. Y ahora parece preparado para ello. 

Lejos de aportar en defensa lo que se necesita -y se da por hecho que va a dar- Tyson Chandler debe dar un paso al frente, al menos como mentor. 

Dragan Bender llega a los Suns vía draft y lo cierto es que maneras al margen, se le intuye verde para las pinturas de los americanos por lo que Tyson Chandler podría ser importante con el rookie. 

Los Suns continúan buscando una identidad que lleva demasiados años sin encontrar siendo la época de Hornacek un oasis en el desierto. Y nunca mejor dicho, claro. 

Phoenix sigue reconstruyendo un proyecto que tiene unos mimbres interesantes con Bledsoe, Booker, Len, Tucker, Barbosa, Chandler o Knight esperando que el ex de Pistons y Bucks asuma su rol de Sexto Hombre y sea el líder de la segunda unidad que Earl Watson necesita con urgencia.

FRANCHISE PLAYER: DEVIN BOOKER

Anotador empedernido, estaremos hablando de uno de los genios de la próxima generación si los Suns saben llevarle por el buen camino y no se pierde en una franquicia sin dirección. Asumió sin problemas y con una naturalidad insultante para los 19 años que tenía un papel relevante en un equipo que perdió a Bledsoe muy pronto. Está llamado a ser un hombre importante.