2016-2017 Season Preview: Oklahoma City Thunder

El año cero de los Oklahoma City Thunder: así de duro se presenta la primera temporada de los Thunder de Billy Donovan tras quedarse a un partido de las Finales de la NBA, a una exhibición de Klay Thompson que, con la temporada en juego, clavó uno tras otro once triples en el sexto partido de las finales del Oeste. 

Sin perderle la cara al Game 7 en La Bahía, los Warriors fueron demasiado para unos Thunder que se veían en la final con el 3-1 pero que perdieron aquella batalla y la posterior guerra -el fichaje de Kevin Durant- en apenas un mes. Un mes durísimo que deja a Ibaka en Orlando y a Russell Westbrook más cerca que lejos de que el nuevo logo de los Thunder lleve su cara y sus gafas de pasta. 

La salida de Kevin Durant acabó con quema de camisetas y cánticos de sirena que serán de traidor cuando pise el Chesapeake Arena con la camiseta del 35 de los Golden State Warriors, un equipo menos egoísta según el propio KD ha expresado antes de comenzar la temporada. 

Lo cierto es que su marcha deja huérfana a la franquicia, huérfana de su único MVP -por ahora- y de su primera estrella. Kevin Durant fue drafteado por los Sonics y jugó con ellos una temporada pero más allá de los anillos que pueda conseguir en adelante en la Bahía o fuera, su carrera será siempre ligada a una franquicia que algún colgará el 35 de su techo. Al tiempo. 

Sin Durant se cierra un círculo. Ese círculo que los Seattle Supersonics comenzaron hace años y que fue una obra maestra. Los Thunder han sido un ejemplo de saber qué hacer en cada momento para llegar a ser una franquicia candidata. Sin perderle la cara a nadie, los Thunder tuvieron un inicio complicado como todas las franquicias nuevas pero Durant ya estaba labrando cosas para ellos. Sam Presti se sacó de la manga un equipo ganador midiendo al milímetro cada paso. Fue poniendo las piedras poco a poco y sin precipitarse. Primero Sefolosha, después Durant y un año después Westbrook e Ibaka. Y si había que traspasar a un prometedor Jeff Green por un hombre necesario como Perkins se hacía. Y salía bien porque aunque la carrera de Perkins ha ido de mal en peor, los Thunder le necesitaban y llegaron a unas finales con él de titular. 

Presti supo que el draft le daría la vida a la franquicia y eligió a Jeff Green, Kevin Durant, Serge Ibaka, Russell Westbrook, James Harden y Reggie Jackson además de sacar a Steven Adams del traspaso de Harden. Lo injusto es que ese equipo donde todo se hacía bien se haya ido sin el justo recuerdo en forma de anillo pero los Heat de LeBron James o los Spurs de Popovych eran demasiado para ellos y cuando parecían haberse quitado de en medio a los Spurs se pusieron 3-1 ante los Warriors del 73-9 y apareció Klay. El resto, es historia. 

PACIENCIA, LA MADRE DE LA CIENCIA 

Los Thunder se quedaron a un partido, a 48’ de regresar a las finales de la NBA y mal hará la gente si cree que debe seguir exigiendo. Es una franquicia joven pero que hace tiempo enterró el recuerdo del 20-62 de la primera temporada y es que el trabajo de Presti ha hecho que veamos normal que los Thunder lleven un lustro siendo contenders cuando hace diez temporadas eran un proyecto que no existía. 

El caso es que los Oklahoma City Thunder tienen un proyecto basado en una estrella indiscutible como Russell Westbrook y tienen un equipo donde no empiezan de cero ni mucho menos pero su parroquia está acostumbrada a 

muy buenas cosas y deberá ser consciente de que favorito al MVP a un lado -no nos engañemos, que Westbrook no se lleve el MVP promediando casi un triple-doble seríá sorprendete- los Thunder tienen detalles pero no realidades. 

Detalles porque Victor Oladipo ha demostrado en Orlando que puede ser un jugador de 20 puntos pero la exigencia no va a ser la misma y su rol tampoco. Más detalles porque los bautizados como Stache Brothers -Steven Adams y Enes Kanter- han demostrado su valía de sobra y son unos protectores de aro y pintura de categoría pero una cosa es ser un defensor en un equipo que cuenta con los 28 puntos de Durant en ataque y otra es necesitar algo más en ataque y que tengas que aportar. 

De la valía en ataque de Enes Kanter hay pocas dudas y es que en su primer año en los Thunder cuando fue fichado en febrero a cambio de Perkins estando Kevin Durant lesionado promedió 18 puntos y 11 rebotes y sus movimientos de pies le hacen un jugador con capacidad de promediar un doble-doble semejante. Steven Adams es otro cantar. Valladar defensivo, el oceánico es un jugador limitado en ataque donde sí es un buen finalizador de pick&roll pero su juego de pies no invita al optimismo. 

MR TRIPLE DOBLE 

Los más optimistas verán la salida de Kevin Durant como el paso definitivo hacia la explosión total de un jugador total como Russell Westbrook. 

Con un físico extraordinario y un talento fuera de toda duda, el base de la Universidad de UCLA podría ser el segundo jugador de la historia de la NBA en cerrar un curso entero promediando un triple-doble. Y puede, claro que puede. 

Promedió 23,5 puntos, 10,4 asistencias y 78 rebotes con casi dos en ataque por noche en 34 minutos de juego. Además robó dos balones por noche dejando unos números de 24,6/10,9 y 8,2 por cada 36 minutos de juego, unos números que rozarán el triple-doble sin el alero en la plantilla. 

Con un equipo donde será capitán general y con sus capacidades para anotar, rebotear y asistir como todos conocemos, Westbrook podría promediar 30 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes siendo las asistencias lo más difícil para él. Su único lunar, además de la elección de tiro, son las más de cuatro pérdidas que promedió por noche durante la pasada temporada, un número que le viene marcando desde hace unos años. Pero es que un Westbrook con dos pérdidas por partido no sería un Westbrook de verdad. 

A pesar de que Billy Donovan ha avisado de que quiere dividir la responsabilidad ofensiva del equipo en más de un foco, lo cierto es que Westbrook será Kobe Bryant en los Lakers de hace una década, un jugador capaz de jugarse más del 30% de posesiones del equipo. 

Westbrook es el jugador de la historia que más triples-dobles ha conseguido en una temporada. Logró 18 en la temporada 2014-15 en la que la Fractura de Jones dejó a Durant en solo 27 partidos. Russell fue el máximo anotador de la NBA con casi 29 puntos pero los Thunder se quedaron fuera de la postemporada por el desempate ante los Pelicans. Aquella temporada Westbrook jugó 67 partidos tras lesionarse al inicio de la campaña. 

SPANISH THUNDER 

Oklahoma será una de las franquicias que tenga un español en su roster este año. Será Abrines que por lo visto en la pretemporada tendrá un hueco considerable en la rotación de Donovan. Otro que también se ha ganado muchos halagos es el malagueño de adopción Domantas Sabonis, que llegó en el pack de Oladipo, por Ibaka. 

FRANCHISE PLAYER: RUSSELL WESTBROOK 

Es la bestia y todos queremos verle de corto y saltar al parquet, especialmente ante los Golden State Warriors que serán quienes nos muestren su cara más exigente. Westbrook será amo y señor del destino de los Thunder y es un serio candidato no solo al MVP sino a serlo promediando dobles dígitos en anotación, asistencias y rebotes. Él puede .