2016-2017 Season Preview: New York Knicks

2016-2017 Season Preview: New York Knicks

Después de las bolsas en la cabeza, de la vergüenza de ser de los Knicks, después de tirar un equipo top3 del Este en solo año y medio...los New York Knicks han vuelto. Claro que como la historia reciente de la NBA y de la franquicia han demostrado eso no significa absolutamente nada.

¿Tienen los Knicks un gran equipo? Sí. ¿Pueden tener ventaja de campo en unos hipotéticos playoffs? También. ¿Pueden estar cerca del octavo puesto por desintegrarse como solo ellos saben? Ojalá no pero...claro que sí.

New York no se podía permitir tirar otra temporada a la basura y Phil Jackson lo sabía y se puso manos a la obra para darnos el primer gran titular del verano antes incluso de que Ben Simmons posara con la gorra de los Sixers estrechando la mano a Adam Silver. ¡Rose fichaba por los Knicks!

El fichaje de Derrick Rose por los New York Knicks lo cambió todo. Los Knicks se deshicieron de su base titular - Jose Calderón -y de uno de sus mejores valores como es Robin Lopez pero pasaban a ser un contender del Este de la noche a la mañana -del café a la cena según la hora de España cuando aquello sucedió-.

La llegada del base de la Universidad de Memphis no iba a ser la única porque de la mano del MVP más joven de la historia iba a llegar Joakim Noah y eso era ya formar un cuarteto -con Melo y Kristaps Porzingins- más que interesante. Antes había llegado Jeff Hornacek, un movimiento más que interesante por parte del Maestro Zen.

Los siguientes en llegar fueron Brandon Jennings que se encuentra mejor que nunca según él mismo dijo a la ESPN y Courtney Lee para completar un quinteto que obliga a los Knicks a ser top 4 en el Este viendo cómo han caído Chicago, Miami o Atlanta este verano. El único pero del quinteto era que dejaba poco margen a la improvisación, poco margen para lograr un banquillo interesante y por eso se marchó Langston Galloway con las cosas a otra parte -New Orleans-.

Su continuidad habría sido una buena noticia pero la llegada de un Jennings comprometido -al menos aparentemente- es una fantástica noticia para la segunda unidad. Jeff Hornacek fue capaz de encauzar la carrera de Goran Dragic sacando todo el baloncesto que el esloveno llevaba dentro y ahora tiene ante sí el reto de su todavía corta carrera en los banquillos con el base zurdo.

NO HAY ÉXITO SIN RIESGO

Hasta aquí todo lo bonito de New York, todo lo que podría salir bien con un quinteto estelar y un sexto hombre capaz de promediar 15 puntos y 7 asistencias si fuera titular. Pero muchas cosas pueden salir mal.

Hornacek es un gran entrenador. Lo demostró en Phoenix donde cogió un equipo en plena reconstrucción y lo dejó10º en el Oeste. Sí, fuera de playoffs, pero plantando cara a los Pelicans de Anthony Davis y a los Thunder de Westbrook y Durant que se quedarían fuera.

Esos Suns fueron su obra cumbre. Presenta un balance de menos del 50% de victorias pero su llegada a los Knicks es un motivo para la esperanza porque multiplicó a Dragic, sacó todo lo que tenía de él y le convirtió en un base capaz de firmar -y merecer- casi 20 millones de euros de los de hace un par de años.

Más allá de Dragic estaban PJ Tucker, Marcus y Markieff Morris o Miles Plumlee que vieron cómo sus carreras pasaron a tener un antes y un despuésde Hornacek en su banquillo. Salvando las distancias, esto podría ocurrir con la segunda unidad de los New York Knicks donde Mindaugas Kuzminskas es un rookie de 27 años con una exitosa carrera por Europa y con Lituania. De España llega también Willy Hernangómez que tras ser suplente en el Real Madrid emprendió la aventura americana. Antes de hacer las maletas se fue a Río de Janeiro donde firmó unos notables Juegos Olímpicos colgándose la plata.

Partiendo desde el banquillo y con Jennings haciendo lo propio, la variante que ofrece Willy será apreciada pues puede recordar a lo que Plumlee hizo en aquellos Suns. Y eso es una buena noticia para los knickers.

Siguiendo con las dudas, toca hablar de dos que se parecen. Las dos llegaron este verano y las dos llegaron de Chicago.

Joakim Noah llega con el cartel de alma máter de la defensa de los New York Knicks, una defensa que hizo aguas en demasiadas ocasiones el año pasado y que no puede permitirse más pasillos hacia su aro este año. Que Noah es un excelso defensor no es nada nuevo, que sería capaz de contagiar su ética de trabajo a un cadáver tampoco, pero llega de una grave lesión.

¿Qué versión de Noah veremos? Fue cuarto en la carrera por el MVP que coronó a Kevin Durant en 2014 y cuando Pau Gasol eligió Chicago todos vimos una pareja impresionante haciendo carrera de la mano. Pero Noah desapareció en 2015 y ya sin Thibodeau, se lesionó de gravedad el año pasado.

Con 31 años, Noah llega de promediar 4 puntos y casi 9 rebotes en los Bulls el año pasado en 29 partidos. Lo mejor de Noah es que esos números no reflejan su ser, su manera de jugar, de defender, de contagiar. 

Hablando de incógnitas no hay ninguna más grande que Derrick Rose. MVP más joven de la historia su caída empezó en 2012 y llevamos desde entonces rezando por sus rodillas.

El año pasado completó su primera temporada sin sobresaltos con 16 puntos y 6 asistencias con un 40% en tiros de campo pero sus porcentajes de tres dejaron mucho que desear. Sus problemas con Butler terminaron por sacarle de la franquicia que le catapultó al estrellato y llega a una franquicia donde no será tampoco la estrella pero debe tenerlo claro desde el inicio.

STAY MELO

El hombre récord del baloncesto olímpico de Estados Unidos comenzará una nueva etapa con sus Knicks aspirando a algo. Como estrella de la NBA debe ser frustrante estar en un equipo que pierde la mayoría de los partidos y una lesión le privó de jugar muchos partidos hace dos años lo que hizo más larga la espera hasta la competición.

El año pasado tuvo un buen aliado en Porzingis. Bautizado como Godzingis, el lituano llegado de Sevilla consiguió que las camisetas del Baloncesto Sevilla se vendieran como churros en la Gran Manzana y es que los Knicks tenían muchas ganas de celebrar algo y Porzingis muchs ganas de dar alegrías. 

Son los dos integrantes del quinteto que ya estaban en los Knicks con Derek Fisher hace un año y son los que tienen que llevar la voz cantante en la anotación asumiendo Rose un rol por debajo.

Cualquier cosa que no fuera que los Knicks estuvieran entre los cuatro mejores del Este sin mediar lesión de gravedad sería un fracaso. Phil Jackson tenía la presente como la última temporada para reconstruir los Knicks y cambió de planes: “Necesitábamos ganar ya”, dijo. Pues sí, hace falta.

FRANCHISE PLAYER: CARMELO ANTHONY

Llega después de hacer la temporada más completa de su historia en la NBA y tiene ante sí unos Knicks ilusionaste donde no será el faro al lado de un puñado de rookies. Los fichajes de Rose, Noah y Lee dan un giro de 180º a la situación de los Knicks de Carmelo Anthony, la imagen de la franquicia desde que llegar hace un lustro de los Denver Nuggets. Ahora sí, se le podrá comparar con los más grandes porque ya no está solo.