2016-2017 Season Preview: Miami Heat

Año I después de Dwyane Wade en Miami y año II después de Chris Bosh, es decir, primera temporada después del horrible final del Big Three que jugó cuatro finales de la NBA consecutivas entre 2011 y 2014. 

Hassan Whiteside decidió quedarse en los Miami Heat firmando un lucrativo de casi 100 millones de dólares por los próximos cuatro años pero solo cinco días después el proyecto saltó por los aires con la marcha de Dwyane Wade a los Chicago Bulls. 

El escolta de Chicago decidió poner punto y final a trece largas temporadas en los Heat en las que ha jugado cinco finales y ha ganado tres anillos con los de Florida. 

Harto de ceder dinero en pro de tener un equipo más competitivo, Wade comenzó a reclamar lo suyo cuando LeBron puso tierra de por medio y ganó 20 millones de dólares por la pasda temporada y quería lo mismo para la presente. 

Con el importante contrato de Bosh todavía vigente, Pat Riley tenía que elegir entre Wade y Whiteside y apostó por el joven pensando que el escolta renovaría a cambio de menos dinero y no ocurrió por lo que los Heat comenzarán una nueva temporada con el recuerdo de Wade y el Expediente de Bosh que no jugará porque el equipo médico de los Heat no le dan el visto bueno tras sus problemas de salud. 

EL HEAT 

Chris Bosh centra la atención de toda la información relacionada con la franquicia de Florida. Tras dos anillos y otras dos finales, Bosh ganó espacio en el ranking salarial de los Heat tras la macha de LeBron James pero tras solo seis meses demostrando que era el jugador franquicia uno coágulos de sangre aparecieron en sus pulmones dando por finalizada su temporada. Lo que no sabíamos era que lo peor estaba por llegar. Bosh tuvo el visto bueno de los médicos de los Miami Heat para volver a jugar hasta febrero cuando tuvo que volver a parar por la misma dolencia. 

Dos años seguidos, el mismo problema y ahora se ha multiplicado. Bosh no encuentra el visto bueno de los médicos de los Heat y tras un verano movidito para él dijo que jugará allá donde le dejen hacerlo. 

La NBA no está por la labor de que Bosh regrese y quiere evitar que juegue mientras se está medicando ya que corre riesgo de fallecer en un pabellón. Los galenos de los Miami Heat fueron muy directos: “Su carrera está probablemente acabada”. 

El verano no acaba con las bajas de Wade y Bosh, el verano sigue con malas noticias por las partidas de Joe Johnson y Luol Deng, dos veteranos que dieron mucho a la franquicia y que se fueron antes de que Wade tomara su decisión de marcharse por lo que Udonis Haslem es el único veterano y su papel no deja de ser marginal para Eric Spoelstra. 

DEVELOPMENT HEAT 

Lo cierto es que los Miami Heat están en proceso de reconstruir una franquicia ganador en el último lustro y lo van a hacer con dos jugadores como Tyler Johnson y Hassan Whiteside como pilares fundamentales, dos jugadores que hace no tanto estaban en la NBA Development League. 

Nadie entendería la carrera de Tyler Johnson o la de Whiteside sin un técnico que saca gran rendimiento de los jóvenes como es Eric Spoelstra, un técnico capaz de multiplicar el valor de estos dos jugadores de ser de la NBADL a ser dos piezas de 50 y 100 millones de 

dólares para las próximas cuatro temporadas. No son los únicos jóvenes a seguir de los Heat y es Josh Richardson y -sobre todo- Justice Winslow. 

El 20 de los Miami Heat estará en el ojo de todos pues tendrá un papel relevante por la ausencia de un líder claro en el equipo más allá de Goran Dragic. 

El esloveno será el hombre a seguir de la franquicia de Florida, un hombre sobre el que se puede reconstruir una franquicia como ha demostrado en Phoenix y en el año y medio que lleva en Miami. Excelente play maker, Dragic ha evidenciado que juega y hace jugar a sus compañeros y ahora tendrá mucho juego que repartir por la ausencia de un hombre fijo al que darle la bola. Sin Wade ni Bosh, los Heat tendrán un filón en la pintura con Whiteside y además podrán optar por revitalizar la carrera de Dion Waiters, Josh McRoberts, Derrick Williams o James Johnson, buenos jugadores de equipo, de esos que son mejores bajo la batuta de Eric Spoelstra. 

Antes de llegar a los Heat, Dragic era uno de los más prolíferos jugadores de la NBA en el pick&roll, un arte que compartió con Whiteside el año pasado y en el que el pívot es uno de los mejores de la NBA con 1,34 puntos por posesión. 

DEL TODO A LA NADA 

El quinteto de los Miami Heat pasó en un año de tener 32 participaciones en el All Star con Wade, Deng y Bosh a un quinteto sin ninguna aparición en el partido de las estrellas. Y todo en un verano. 

Los Heat han pasado de un Big Three con James, Wade y Bosh a un jugador franquicia de 27 años que hasta ayer cobraba menos de un millón de dólares. 

Hassan Whiteside será el jugador más importante de los Heat y a pesar de llevar años en la NBA es una absoluta incógnita. 

Excelente defensor, taponador y reboteador, Whiteside ha exhibido un notable juego de pies en la pretemporada de los Heat a pesar de lo cual sigue siendo una moneda al aire. Con 98 millones de dólares firmados, Whiteside ha demostrado ser un gran jugador cuando los focos no estaban sobre él pero está por ver cómo asume ser el foco de la mejor franquicia de la última década en el Este de la NBA. 

La otra gran inversión es Tyler Johnson, un jugador no drafteado que ha jugado solo 68 partidos en dos temporadas en la NBA y que promedia un 38% de acierto en triples. Eso sí, con solo 45 triples anotados. 

LOS NUEVOS 

Dion Waiters firmó por solo 2,9 millones de dólares para la próxima temporada y eso, se mire por donde se mire, es una ganga para un jugador que fue número 4 del draft y que tuvo un buen año la pasada temporada en los Oklahoma City Thunder que se quedaron a un partido de las finales de la NBA. 

James Johnson por su parte ha jugado un papel importante como jugador de rotación en los mejores Toronto Raptors de la historia de la franquicia y es un jugador que no necesita balones para lucirse y Derrick Williams aprovechó su año en New York para demostrar que tiene sitio en la liga. 

No obstante, los Heat no parecen ser carne de playoffs por ahora en el Este. La franquicia de Florida tendrá que crecer de la mano de Whiteside, Winslow y Tyler Johnson y aprovechar los años buenos que le quedan a Goran Dragic. 

El subidón de nivel del Este no les ha venido en buena época y es que sin esperar que Bosh regrese a la NBA con ellos, los Heat no son de los diez mejores del Este solo unos meses después de llegar a las semifinales de Conferencia.

FRANCHISE PLAYER: HASSAN WHITESIDE

Pocas veces recordamos un ascenso tan meteórico -y continuado- de un jugador en la NBA. Whiteside apareció de la nada y se erigió en un muro defensivo capaz de taponar tiros de jugadores altos tan fácil como un base asiste o un tirador anota un tiro libre. Whiteside es la nueva estrella de los Heat con su tremenda facilidad para coleccionar dobles-dobles y un físico capaz de hacer un triple-doble con tapones en noches sueltas. Deberá responder siendo un líder, un rol que hasta ahora no ha tenido.