2016-2017 Season Preview: Memphis Grizzlies

2016-2017 Season Preview: Memphis Grizzlies

Veintiocho jugadores defendieron los colores de los Memphis Grizzlies el año pasado y los Grizzlies se colaron en la postemporada una vez más demostrando que el orgullo grizzli existe y que es de los que merecen la pena seguir de cerca. 

La rueda de prensa de Dave Joerger llorando por la muestra de profesionalidad infinita de sus jugadores llegando hasta unos playoffs donde los San Antonio Spurs les pasaron por encima sin Mike Conley ni Marc Gasol. Joerger comenzó la temporada con los citados Conley y Marc de estrellas y acabó con un temporal como Lance Stephenson en plan Sir Lancelot saliéndose y rememorando épocas mejores en el ataque de los Grizzlies. 

Memphis acabó con Vince Carter (38 años) de titular en un quinteto donde también estaban Matt Barnes, Tony Allen, Zach Randolph y Jordan Farmar. Los Grizzlies, evidentemente, no pudieron plantar cara a San Antonio y cedieron todos los partidos menos el tercero por una diferencia superior a los diez puntos favorable a los de Texas. 

El verano comenzó con el cese de Dave Joerger que tras flirtear con los Kings el pasado mercado volvió a hacerlo en 2016 y Robert Pera lo fulminó. Joerger no pudo dar el salto cualitativo que los Grizzlies esperaban cuando llegó al equipo -habían llegado a las Finales del Oeste- pero consiguió competir con un equipo antagónico respecto al estilo que triunfa en la NBA. Ante los cuatro abiertos, Memphis planteó una pintura espartana donde Marc Gasol y Zach Randolph eran unas estrellas de la NBA y a partir de ahí se hicieron fuertes. 

Memphis dejó hace años de ser una franquicia que navegaba por los bajos fondos y sin fichajes de relumbrón se ha hecho con un nombre en el duro Oeste compitiendo muy por encima de sus posibilidades. Cuando otro se habría planteado tankear y algunos se habrían visto directamente obligados a renunciar a cualquier tipo de éxito ellos se colaron en playoffs utilizando 28 jugadores, es decir, el doble de jugadores que muchas franquicias emplean en una temporada sin sobresaltos ni lesiones de gravedad. Fue histórico, claro. 

Hubo una época en la que hicieroa lo que hiciera Memphis era un canto a la desesperación. Mayo y Gay no terminaban de conectar con los amantes del baloncesto y los Grizzlies tenían más nombres que equipo pero eso se enterró. Los cimientos de los Memphis Grizzlies del último lustro son indestructibles y lo más impresionante es que han conseguido competir sin variar su esquema de dos grandes -hasta ahora- y sin apenas tiro exterior -también hasta ahora-. Por si fuera poco, Memphis tampoco era el espejo de la plasticidad y no en vano Marc Gasol dijo estar flipando cuando vio a Jeff Green entrenar a su lado. Nunca había tenido un compañero ni la mitad de plástico, explosivo y físico que el que llegó de los Celtics. 

Memphis perdió a Marc Gasol y Conley por lesión y decidió traspasar lo poco diferente que tenía para no tener hipotecado su futuro. Jeff Green se fue a los Clippers a cambio de Lance Stephenson que dicho hoy no parece una locura pero en febrero y dos años después de que Lancelot saliera de Indiana sí lo parecía. 

No contentos con perder el tiro exterior, la defensa, la plasticidad y la explosividad de Jeff Green, los Grizzlies traspasaron a su mejor tirador - Courtney Lee- a los Charlotte Hornets. 

El apartado físico sigue parecido -aunque empiezan la temporada a pleno rendimiento físico tanto Marc como 

Conley- pero Memphis ha añadido tiro exterior. Y lo ha añadido con un gran tirador como Chandler Parsons. 

GRIND CITY 

El problema que ha perseguido a Parsons desde sus inicios es esa sensación de jugar sobrado que ha desprendido de manera evidente tanto en Houston Rockets como en Dallas Mavericks. Una sensación que le ha impedido exhibir todo su potencial pero en Memphis, estando feliz y bien pagado, Parsons tiene que dar un punto más. Y parece que lo va a dar. 

Convencido por el capitán de los Grizzlies, Mike Conley, de que se sumara a la causa, Parsons va a jugar el papel de su vida en un equipo totalmente antagónico a los dos que ha conocido. Si bien Houston y Dallas han dado estos años falsa sensación de ser cantos a la improvisación, Memphis no da un paso sin calcular qué rendimiento sacará del mismo. 

Como todos los veranos, el entorno de los Grizzlies ha repetido en más de una ocasión que este año sí, que se iba a cambiar el ritmo que es para lo que llegó Joerger en 2013 pero lo cierto es que Z-Bo, Marc, Conley y el juego rocoso volvían a ser la salvación de unos Grizzlies que llevan años sin ser bonitos de ver o atractivos pero también compitiendo a contracorriente de estilo y también de efectivos. 

PARSONS 

Sí, la llegada de un triplista cambiaba mucho el panorama de unos Grizzlies donde Matt Barnes ejerció de acertado tirador el año pasado. Matt Barnes, sí. El margen de mejora de los Grizzlies era importante y aunque ha costado casi 100 millones de dólares rellenar ese hueco, Memphis ha dado con el hombre con mayúsculas. 

Dejando a un lado una retórica futbolera que nada tiene que ver con la NBA, Parsons encaja en los Memphis Grizzlies y Memphis parece el equipo ideal para él. Si está convencido de dónde se ha metido, el FedEx le va a hacer mejor jugador mientras él hace más grande a una franquicia con pocos focos a pesar del último lustro que ha completado. 

Con Marc Gasol de center, los Memphis Grizzlies tienen al mejor pasador de siete pies de la NBA. Bueno, con el permiso de su hermano Pau, claro. Marc no es una referencia interior a la antigua usanza pero sí es un jugador capaz de dominar desde el poste. Pero también es capaz de asistir como si fuera un base y tiene un rango de movimientos que le hacen ser más de un cuatro de los de antes que un cinco. Ahora tendrá un experto tirador al que doblar el balón a la esquina o al frente. Parsons verá moverse el balón más que nunca en su vida y también fruto de eso tendrá más tiros liberados que los que Dallas o Houston -por tipo de equipo que son- le han proporcionado. Y lo tiene que aprovechar. 

Para Memphis supone dar un golpe encima de la mesa ya que con Zach y Marc dentro y con Conley en el puesto de Guard sin tener un triplista de verdad, el espacio de ataque se reducía hasta un punto que ahora no se podrás permitir los rivales. 

Parsons es, por otra parte, un gran jugador de pick&roll -a pesar de su tamaño- y un jugador capaz de tener y solucionar en situaciones de aclarados. 

Con todo, la mayor incógnita de la franquicia es David Fizdale que se estrena como Head Coach tras ser ayudante de Coach Spoelstra en el mejor lustro de la historia de los Miami Heat. 

Parece que Memphis ha acertado con el hombre que mueva los cimientos para quitarles algo de cemento, esperemos que la obra no se caiga por la ausencia y vuelva al estilo anterior. 

FRANCHISE PLAYER: MARC GASOL

No es chauvinismo, es la realidad. Marc Gasol seguirá siendo el jugador más importante de los Memphis Grizzlies que ahora entrena David Fizdale. El pívot catalán estuvo de baja por una desafortunada pisada que le lesionó de gravedad en el pie y tras perderse los Juegos de Río debe tener más hambre que nunca. 

Marc es un pívot absolutamente antagónico, no hay otro -que no se apellide como él- que se le parezca. Anota al poste, anota de media distancia, genera desde el foco en el que se convierte, dobla al tirador abierto, al escolta que corta...lo hace todo en ataque. Y además es un defensor impresionante como acredita su galardón de mejor defensor de la NBA de 2014.