golden-state-2-0-rockets

El tobillo de Stephen Curry volvió a ser el protagonista de la previa de un partido de los Golden State Warriors por primera vez en muchos años. El base de Akron se perdió el segundo partido de la serie contra los Houston Rockets tras lesionarse en el primero y jugar solo 19 minutos.

Sin su estrella, los Golden State Warriors dieron buena cuenta de los Houston Rockets como hicieran en el primer choque de la serie. Shaun Livingston ocupó el puesto del MVP de la pasada campaña y Klay Thompson (34 puntos) asumió el mando gustoso.

Bickerstaff introdujo variaciones en el quinteto y dio entrada en el mismo a Donatas Motiejunas para decir adiós al small ball del primer partido pero tampoco pudo plantar cara. Ni siquiera la actitud más agresiva en ataque de Harden -13 tiros libres al descanso cuando no tiró ninguno en el primer choque- sirvieron para poner en duda el triunfo de los Warriors que viajarán a Texas con la posibilidad de cerrar ayer la serie.

Houston comenzó mejor el partido y tomó las primeras ventajas pero serían las únicas de la primera mitad. Tras perder 33-30 el primer parcial, los de Texas empataron el marcador contra la segunda unidad de los Warriors pero se vieron cayendo por dobles dígitos 64-54 a poco del descanso (66-58) cuando ya volvían los Thompson, Green o Barnes.

Disfrutaron de sendos arreones tanto en el tercer como el cuarto cuarto que les permitieron tener un one possession game pero Golden State terminó arrasando como ha hecho durante toda la temporada en La Bahía salvo por los dos partidos perdidos ante Boston y Minnesota. Sin Curry, Klay fue el mejor con 34 puntos y 3 de 8 en triples pero Iguodala (18), Livingston (16) y Green con 12 también rebasaron la decena de puntos. Harden sumó 28 para Houston y Howard (12), Beasley (10) Y Terry (13) le acompañaron levemente.